Mitos de la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial no sólo trajo consecuencias fatales para la humanidad como el holocausto, sino que a su alrededor surgieron mitos que incluso en estas fechas, hacen que a muchas personas se les pongan los cabellos de punta.

Casi todos hablan de los actos de crueldad llevados a cabo por los nazis, pero muy pocos se detienen a pensar en los experimentos que se llevaron a cabo en los laboratorios de los países aliados.

Mitos de la Segunda Guerra Mundial

Se dice que unos científicos rusos reunieron a varias personas dentro de un cuarto, con el propósito de realizar una prueba. Periódicamente, la habitación se iba llenando de un gas que afectaba el sistema nervioso central.

Al principio los hombres gritaban desesperados:

– Ya no más. Es terrible esto que nos están haciendo. Por piedad, déjenos salir.

Estos y otros gemidos de auxilio eran escuchados con desdén a través de los altavoces que había en el laboratorio.

Ese escenario desolador se mantuvo sin modificaciones, al menos durante una semana. Sin embargo, en el día nueve del experimento, uno de los doctores se comunicó al cuarto y se asustó al oír la respuesta de uno de los pacientes.

– Ya no es necesario que quiten el gas. Lo peor ya pasó.

El jefe de los científicos llamó a una junta urgente y todos los especialistas decidieron que lo mejor era dejar salir a los hombres de la habitación.

Como precaución, los galenos llevaban macanas en caso de que alguno de los pacientes los atacara. Al abrir la puerta, quedaron horrorizados al notar que aquello se habrá convertido en una masacre.

Había sangre por todos lados y en los rincones eran visibles restos humanos carcomidos. Es decir, los sujetos de prueba se habían convertido en caníbales. El gobierno se enteró de lo sucedido en ese laboratorio clandestino y obligó a que toda la investigación fuera desechada por completo. Al menos eso es lo que afirma el mito.

Leyenda recomendada https://www.poemasaldirector.com/angustiantes-leyendas-de-terror-la-ofrenda/